jueves, 19 de abril de 2012

"CADA TARJETA POSTAL ABRIENDO UNA VENTANITA"": un análisis de la blogósfera.


“¿Encontraría a la Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo por la rue de Seine, al arco que da al Quai de Conti, y apenas la luz de ceniza y olivo que flota sobre el río me dejaba distinguirlas formas, ya su silueta delgada se inscribía en el Pont des Arts, a veces andando de un lado a otro, a veces detenida en el pretil de hierro, inclinada sobre el agua (…) Ahora la Maga no estaba en mi camino, y aunque conocíamos nuestros domicilios, cada hueco de nuestras dos habitaciones de falsos estudiantes en París, cada tarjeta postal abriendo una ventanita Braque o Ghirlandaio o Max Ernst contra las molduras baratas y los papeles chillones, aun así no nos buscaríamos en nuestras casas. Preferíamos encontrarnos en el puente, en la terraza de un café, en un cine-club o agachados junto a un gato en cualquier patio del barrio latino. Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que ansiábamos para encontrarnos (…) Sé que un día llegué a París, sé que estuve un tiempo viviendo de prestado, haciendo lo que otros hacen y viendo lo que otros ven. Sé que salías de un café de la rue du Cherche-Midi y que nos hablamos. Esa tarde todo anduvo mal, porque mis costumbres argentinas me prohibían cruzar continuamente de una vereda a otra para mirar las cosas más insignificantes en las vitrinas apenas iluminadas de unas calles que ya no recuerdo. Entonces te seguía de mala gana, encontrándote petulante y malcriada, hasta que te cansaste de no estar cansada y nos metíamos en un café del Boul Mich y de golpe, entre dos medialunas, me contaste un gran pedazo de tu vida.” (Julio Cortázar)
Este fragmento de Rayuela, nos permite ver cómo a partir de los modos de comportarse que un sujeto puede adoptar, a partir de sus formas de expresarse, pensar y de relacionarse con el otro, se va construyendo poco a poco su propia identidad. Quitándole entonces toda esencialidad al hombre, y entendiendo que no existe en su ser nada dado de antemano, podemos afirmar que en este proceso de construcción, la tecnología (y más específicamente las tecno-prácticas-culturales) cumplen un rol decisivo y fundamental. Pensándolo en términos de Ingol, se completa esta idea al decir que un artefacto determinado, se transforma en tecnología cuando nos relacionamos con él y éste cambia algo en nosotros al mismo tiempo que nosotros lo modificamos. En el cuento, vemos cómo dos personajes diferentes, se mueven por la ciudad de París, cuidad que posee infinidad de espacios culturales, sociales y públicos (infinidad de “hipervínculos”), para recorrer de forma libre y aleatoria. Sin embargo, no dejan de encontrarse siempre en algún punto. Hay un lugar en el que por algún motivo o no, inevitablemente entran en contacto y terminan relacionándose entre sí. Sin dudas, ésta forma de “andar por la vida”, va configurando su identidad al mismo tiempo que ellos generan algún cambio en el camino que van transitando (ya sea intencionalmente o no). Y de una forma u otra, caemos en la cuenta de que esto mismo ocurre en lo que Estalella denomina la “blogósfera”.
El autor define a los blogs como “artefactos conectivos” en los que se potencian habilidades tales como la comunicación, la creatividad, la interpretación, la lectura y la escritura. A su vez, todo esto está directamente relacionado con el hecho de que el blog sea una herramienta particular que permite mostrarnos. Implica que algo del ámbito privado se haga público y en este sentido, que estemos compartiendo al menos una parte de nosotros mismos, con muchas otras personas. Por otro lado, otra de las características que menciona Adolfo Estalella es el hecho de que todo blog está conformado por ciertos mecanismos por un lado, y ciertas prácticas por el otro; que se activan en el “blogger” modificando así, su identidad y sus propias prácticas socio-culturales. Un ejemplo claro de esto, es la herramienta del “hipertexto” que analizamos anteriormente a la luz de los aportes de Burbules. Sin embargo, considero central para comprender al mecanismo del blog en su totalidad, la siguiente definición de Estalella:
 “Los blogs son espacios personales de comunicación en los cuales se desarrollan
nuevas formas de sociabilidad que no están basadas únicamente en la comunicación textual sino en mecanismos y prácticas conectivos, que no portan información, pero que consiguen crear entre sus participantes la sensación de que existe un espacio compartido para comunicarse.”
Esta frase nos permite reflexionar acerca del blog como un objeto que nos da la posibilidad de pertenecer a una comunidad. Él mismo lo explica claramente: no interesa tanto la información que circule entre un blog y otro, sino los vínculos que la actividad de “bloggear” genera y las múltiples actividades y capacidades que se ponen en juego. Personalmente, al introducirme lentamente en el mundo de los blogs, con una mínima participación y un manejo limitado  y básico de la herramienta, no dejé de sentir que pertenecía a algún lugar. Creo que esto es fundamental en lo que a la construcción de la identidad respecta. El hecho de sentirse parte, de ver cómo una producción individual adquiere validez y utilidad al relacionarse con otras producciones y al mismo tiempo, cómo uno mismo puede enriquecerse y re-escribir a partir de lo que otros sitios le brindan; hace que la tecnología adquiera un papel central en nuestros modos de ser y de mostrarnos al mundo. Sin ir más lejos, este sitio web nos permitió a cada uno exponer nuestras ideas y pensamientos, aclarar conceptos, encontrar respaldos y fortalecer reflexiones a partir de la interacción con los otros (de esos “hiperenlaces” de los que habla Estalella), y compartir los diferentes análisis que fuimos haciendo sobre la misma tecnología. De esta forma, nuestra identidad se fue construyendo incluso desde el momento en el que decidimos el nombre del blog, los colores, las imágenes, el estilo de escritura, etc. Y finalmente, en la interacción con el otro, nos dimos a conocer y se produjo el “contacto” que el autor propone. En este sentido, creo que fuimos verdaderos “bloggers”.
Luego de todo lo analizado, arribamos a la optimista conclusión de que la identidad es algo cultural. Al ser algo cultural, es una construcción, y al ser construcción, la tecnología ocupa un papel determinante en este punto. Sin embargo, digo “optimista” porque no debemos olvidarnos que también vimos cómo nosotros mismos somos quienes hacemos a la tecnología y la modificamos con nuestras prácticas. Tal y como lo dice nuestro autor, “la blogósfera no es simplemente el conjunto de blogs y sus contenidos, sino justamente todo eso que está entre ellos: las conexiones, esas sutiles interacciones que son su esqueleto. Como en una gran ciudad donde su flujo vital circula por las calles…” Así, estamos obligados a adentrarnos en este infinito y diverso mundo digital, y tal como lo hacen los personajes de Rayuela al recorrer París, ir de un lado al otro sin rumbo fijo. Seguramente, en algún momento vamos a encontrarnos con nosotros mismos o con alguien más, que nos cuente un pedazo de su historia. 

miércoles, 18 de abril de 2012

DE SALTO EN SALTO: EL HIPERTEXTO


En generaciones anteriores, el tiempo transcurría lentamente, la diversión debía nacer desde la imaginación de uno mismo, los estímulos eran pocos y la tecnología ocupaba un ínfimo espacio en la vida de una persona (aunque gradualmente iba abriendo su camino). Así, un niño jugaba a la rayuela, dejando pasar las horas, saltando de un cuadrado al otro, pero sin posibilidad de descubrir nuevos mundos. 
Hoy, como bien sabemos, las condiciones materiales, sociales y culturales cambiaron de manera sustancial. Es en este marco, que propongo reflexionar acerca del concepto de "hipertexto", pensando los nuevos caminos que este elemento abre, en sus potencialidades y en los importantes cambios que produjo en las prácticas de la lectura y la escritura: ¿qué pasa cuando el soporte ya no es el libro? ¿Cuánto de estas habilidades se modifica y cuánto permanece?. 
Nicholas C. Burbules, en su obra "Educación: riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la investigación", piensa a la hipertextualidad como la posibilidad de que haya un texto detrás de otro. Ésta, sería una actividad potenciada hasta la infinitud, en tanto todo podría estar hipervinculado con todo. De hecho, el autor lo explica utilizando la noción de "rizoma", que es un tallo subterráneo con varias yemas que crece de forma horizontal emitiendo raíces. En este sentido, el hipertexto va posibilitando el diálogo de un texto con otro, e incluso con imágenes, videos, etc. De esta forma, se potencian recorridos propios de lectura en el sujeto, se potencian diferentes habilidades cognitivas y se potencian capacidades de interrelación e interpretación. Cada texto, puede ir adquiriendo variados significados según desde qué punto de vista se lo analice y según qué vinculaciones tenga con otras producciones. Los hipervínculos para Burbules, son portadores de un contenido y de un sentido. Y al leer de esa forma, estamos ante una constante escritura, en tanto la lectura en diálogo y relación, no es otra cosa que re-escribir, ya que le otorgamos sentidos múltiples a lo que alguien pensó y produjo dentro de un marco determinado. 
Por otra parte, vemos que el autor realiza una distinción entre tres tipos de  tipos de lectores: por un lado están los "navegadores" a los cuales define como superficiales, es decir, aquellos que recorren la web sin un interés específico, sino por el simple hecho del entretenimiento y la curiosidad; luego están los "usuarios", que a diferencia de los anteriores, leen con un interés propio y en busca de algo; y finalmente, los "hiperlectores", quienes lejos de realizar una lectura pasiva, buscan hacerse visibles, relacionar sus lecturas con otras cosas, al mismo tiempo que producen e intervienen en otras producciones. Estos últimos, serían los lectores más "hipertextuados". Ahora bien, esta clasificación de Burbules nos interesa en tanto nos deja ver cómo estas nuevas prácticas de lectura y escritura, producen incluso nuevas construcciones identitarias y nuevas formas de ser, de pensar y de actuar en los sujetos de una cultura dada. 
Podemos decir además, que cada soporte genera nuevos procesos cognitivos de apropiación, potencia diferentes habilidades cognitivas, modifica las prácticas culturales y construye así, nuevos sujetos. El soporte virtual no viene a reeplazar al libro, sino que ambos tienen diferentes formas de apropiación a la vez que potencian o debilitan ciertas habilidades y actividades. Es en este marco que intentamos poner énfasis en lo positivo del "hipertexto", lo cual no está en otra cosa sino en su extensión. 
A partir de todo lo anterior, concluimos que la materialidad del objeto que conserva el saber, produce un impacto directo sobre los procesos cognitivos del sujeto, y al mismo tiempo, el individuo es modificado a partir de esa nueva herramienta que le permite comportarse de diferentes maneras y activar variadas capacidades y posibilidades. La nueva rayuela entonces, la "rayuela virtual", que no sería otra cosa que el hipertexto, continua siendo en el siglo XXI, un juego más, que también nos permite pasar el tiempo y entretenernos saltando de un cuadrado al otro. Sólo que ahora, entre el infierno y el cielo, hay miles y miles de espacios para explorar.  
LA EDUCACIÓN 2.0

El profesor Julio Cabero habla sobre las prácticas de enseñanza y aprendizaje mediadas por la tecnología.